Por muchos el vermut está considerado como un vino básico, o incluso un vino que no es vino, pero también tiene muchos seguidores que dicen que la versión dulce es mejor que cualquier postre.

En la antigua Grecia el médico Hipócrates añadía al vino varias hierbas aromáticas con fines curativos.

¿De dónde surgió la idea de saborear el vino?

Bueno, en la antigua Grecia y Roma el arte de la destilación de alcohol no era conocida suficientemente, por eso el vino jugaba un papel fundamental para elaborar medicamentos. De esta manera los medicamentos eran simplemente hierbas disueltas en vino. Hay que señalar que en aquella época saborear el vino con hierbas, especias y miel era algo habitual, además beber vino en estado puro era considerado como un signo de pobreza y falta de educación.